Amiloidosis: causas

Los médicos clasifican las amiloidosis en tres formas principales:

  • Amiloidosis primaria. Esta forma más común de amiloidosis puede afectar a muchas áreas, incluyendo el corazón, los riñones, el hígado, el bazo, los nervios, los intestinos, la piel, la lengua y los vasos sanguíneos. La amiloidosis primaria no está asociada a otras enfermedades -excepto el mieloma múltiple, un tipo de cáncer de médula ósea. La causa exacta de la amiloidosis primaria se desconoce, pero los médicos saben que la enfermedad comienza en la médula ósea. Además de producir glóbulos rojos y blancos y las plaquetas, la médula ósea produce anticuerpos, proteínas que lo protegen contra infecciones y enfermedades. Después de anticuerpos cumplen su función, su cuerpo las descompone y recicla. La amiloidosis se produce cuando las células en la médula ósea produzca anticuerpos que no se pueden desglosar. Estos anticuerpos se acumulan en el torrente sanguíneo. En última instancia, que salgan de su torrente sanguíneo y pueden depositar en los tejidos como amiloide, lo que interfiere con el funcionamiento normal. Leer más →
  • Amiloidosis secundaria. Esta forma ocurre en asociación con las enfermedades crónicas inflamatorias o infecciosas, como la tuberculosis, la artritis inflamatoria u osteomielitis, una infección del hueso. Afecta principalmente a los riñones, el bazo, el hígado y los ganglios linfáticos, aunque otros órganos pueden estar involucrados. El tratamiento de la enfermedad subyacente puede ayudar a detener la progresión de esta forma de amiloidosis.
  • Amiloidosis hereditaria o familiar. Como su nombre indica, esta forma de amiloidosis se hereda. Este tipo suele afectar al hígado, nervios, corazón y riñones.
  • Amiloidosis relacionada con la diálisis (DRA). Esta forma de amiloidosis se desarrolla cuando las proteínas en la sangre se deposita en las articulaciones y los tendones, provocando dolor, rigidez y líquido en las articulaciones, así como el síndrome del túnel carpiano. La afección es más probable que afectan a las personas en hemodiálisis a largo plazo.